Inicio / Noticias / Actualidad / Adaptación a la normativa de marcado CE

Noticias

Adaptación a la normativa de marcado CE

Actualidad
11.04.2014
 El próximo 1 de julio entra en vigor en la Unión Europea de manera definitiva, la obligación de Marcado CE para todos los componentes estructurales de acero y aluminio, incorporados de forma permanente dentro de las obras de construcción. Los fabricantes tendrán la obligación de implementar un control de Producción en Fábrica (CFP) que incluya un Plan de Control de Calidad de las Soldaduras.
El próximo 1 de julio entra en vigor en la Unión Europea de manera definitiva, la obligación de Marcado CE para todos los componentes estructurales de acero y aluminio, incorporados de forma permanente dentro de las obras de construcción. Los fabricantes tendrán la obligación de implementar un control de Producción en Fábrica (CFP) que incluya un Plan de Control de Calidad de las Soldaduras.

El Marcado CE es una declaración legal del fabricante de estructuras metálicas de que su producto cumple con la Norma Europea Armonizada EN 1090-I: Ejecución de estructuras de acero y aluminio y, por lo tanto, con la Directiva Europea de Productos para la Construcción 89/106/CEE.

Las normas que afectan a las estructuras metálicas son:

  • EN 1090-1 (certificable) disposiciones para la evaluación de la conformidad de los componentes que implican conformidad con las características de comportamiento declaradas por el fabricante de los componentes.
  • EN 1090-2 (no certificable) especifica requisitos para la ejecución de estructuras de aceros
  • EN 1090-3 (no certificable) especifica requisitos para la ejecución de estructuras de aluminio.

La norma EN 1090-2, de nueva creación y que sustituye a la norma DIN 18800-7, tiene un amplio alcance y debe aplicarse tanto de forma previa al inicio de la fabricación, como durante y después de la misma. Esta Norma introduce conceptos nuevos para los diseñadores del sector de la construcción como la Clase de Ejecución (EXC) que determina el nivel de restricción de los requisitos específicos para la ejecución de la fabricación en su conjunto o para la ejecución detallada de un componente.

Actualmente muchos fabricantes europeos, mayoritariamente en Centro Europa, ya se han adaptado a la norma, exigiendo a su vez a sus proveedores que estén adaptados, lo que acelera el proceso de implantación de la UNE EN 1090.  En España ya se empieza a trabajar en ello, las empresas saben que adaptarse tardíamente  es siempre peor, más costoso e ineficiente.

Es responsabilidad del propio fabricante realizar las tareas requeridas para que los productos que comercializa lleven el distintivo del marcado CE. La comercialización de un producto ausente de marcado CE será objeto de sanciones económicas y administrativas, además de otras de tipo penal o civil que se puedan derivar.

Un Organismo de Certificación es el encargado de otorgar el certificado para el marcado CE y de realizar cada año una auditoría de seguimiento y a los tres años la auditoría de certificación. Si el fabricante ya cuenta con un sistema de gestión certificado según la norma EN ISO 9001, puede solicitar al Organismo de Certificación las dos auditorías simultáneas, con el consiguiente ahorro de costes.

La norma UNE EN 1090 y la ISO-3834 (soldadura) no son un sistema de gestión de la calidad que reemplace a la norma ISO-9001 sino que, utilizada conjuntamente con la misma, definen los requisitos de calidad para controlar eficientemente las construcciones y soldaduras de acero y aluminio, de manera que se pueda emitir una declaración de conformidad CE y un marcado CE de la estructura.

Así las empresas que tienen implantada la ISO 9001 tienen una importante ventaja en el proceso, se recomienda integrar ésta con la ENE EN 1090 y la ISO 3834. Para ello es extremadamente útil que los responsables de calidad y auditoría interna, conozcan este nuevo marco de normalización y la manera de integrar  ISO 9001 con UNE EN 1090 e ISO 3834 para lograr el marcado CE de los productos asumiendo los menores costes de adopción de la nueva exigencia legal posible.

Fondo Formación Euskadi pone a disposición de las empresas afectadas por estas normas, su equipo técnico y sus instalaciones para desarrollar la formación a medida de las exigencias técnicas o especificaciones de cada proceso productivo. Podemos realizar la formación específica de los trabajadores afectados aplicando las variables exigibles para los diferentes procesos productivos en uniones soldadas, tanto manualmente en procesos de soldadura con electrodo revestido 111 (EN 24063),  semiautomático 131, 135, 136, (EN 24063), o soldadura TIG  141 (EN 24063),.. Así como también se pueden acometer la formación de operadores de máquinas en procesos automatizados.