Inicio / Noticias / Formación continua / Evaluación de la eficacia de la formación

Noticias

Evaluación de la eficacia de la formación

Formación continua
14.06.2016
Para las empresas es imprescindible la medición  del impacto que tiene la enorme inversión en tiempo y dinero que realizan en formación. Por ello, en Fondo Formación Euskadi ponemos a disposición de nuestros clientes un sistema de evaluación de la formación, basado en el modelo Kirckpatrick, que nos permite apoyar a las empresas en el logro de los objetivos marcados en el ámbito de la formación.
Para determinados programas formativos, principalmente del área de desarrollo de personas, planteamos un modelo de evaluación de la formación en el que empleando diferentes herramientas e indicadores, que nos permite evaluar el impacto real de una acción formativa en la organización.

ffe sistema evaluación

Este modelo de evaluación interviene en diferentes fases del proceso formativo, actuando a distintos niveles. Al inicio de la acción formativa, el modelo interviene en un primer nivel, donde por medio de herramientas específicas, obtenemos información necesaria para ajustar la acción formativa a las necesidades reales, evaluamos la situación de partida de las personas participantes en las habilidades que se van a trabajar, los resultados esperados tras el proceso formativo. Y si además, la organización cuenta con indicadores de medición aplicables, nos permitirá medir los efectos reales del proceso formativo en su conjunto.

Justo al finalizar la acción formativa, recogemos las primeras impresiones de las personas participantes en la formación. Con ello, detectamos qué opinión tienen sobre la formación, si consideran que ha sido de utilidad y si va a tener aplicación en su día a día laboral. En este segundo nivel de evaluación sentamos las bases para un posterior análisis orientado a conocer la transferencia del conocimiento al puesto.

Las personas asistentes a la formación requieren de un tiempo determinado para poder interiorizar los conocimientos recibidos para ser capaces de aplicarlos en su día a día e incluirlos en sus rutinas de trabajo. Es por ello que hasta pasados entre uno y dos meses desde la formación, no se realiza una siguiente evaluación que consiste en un cuestionario que permite mostrar cómo ha sido la transferencia del conocimiento al puesto de trabajo. De esta forma, conocemos de primera mano cuan adecuada ha sido la formación recibida, cómo se ha incluido en los procedimientos de ejecución diarios, qué incidencias en aplicación se han detectado, qué mejoras se podrían aplicar, qué nuevas formaciones o refuerzo se pueden plantear para dar continuidad al proceso de formación etc….

Según las dimensiones y características del proceso formativo, en Fondo Formación Euskadi llegamos a un cuarto nivel de evaluación. Transcurrido un tiempo desde la realización de la acción formativa, una vez que se han interiorizado los conocimientos aprendidos y se han incluido en las rutinas diarias de los participantes, somos capaces de analizar, por medio de indicadores, si lo hubieran, el impacto de la formación impartida en la organización desde el punto de vista del análisis coste beneficio, así como el ratio de éxito alcanzado y detectar otras necesidades surgidas derivadas de los nuevos conocimientos adquiridos y su implantación.

Con este profundo sistema de evaluación desarrollado por Fondo Formación Euskadi, podemos visualizar los efectos reales que la formación tiene en la organización, así como los beneficios que aporta para el logro de sus objetivos. Desde Fondo Formación Euskadi buscamos garantizar la calidad de las acciones formativas que realizamos e impulsar un proceso de aprendizaje constante, algo muy necesario hoy en día para fomentar y apoyar la mejora de la competitividad de las organizaciones que actúan en el mercado. 
evaluacion de la formacion